Gracias

Gracias
septiembre 16, 2015 VERSSION
In Noticias

Tenemos que agradecer a muchas personas que han colaborado para que esta idea, que el proyecto de VERSSION vea la luz. Hoy queremos agradecer especialmente a las personas que han confiado en nuestra forma de trabajo, utilizando nuestros servicios  y han querido compartir su experiencia con una reseña de sus vivencias con el proceso de autoconocimiento e imagen personal.

Como muestra, estos dos testimonios. Hacia ellas, nuestro más profundo agradecimiento.

 

  • Me ha ayudado a iniciar el camino de conocerme más a mí misma 
    Esta experiencia fue muy positiva. Por un lado, me hizo descubrir paletas de colores y formas de la ropa que desconocía que me favorecieran y, por otro, cómo de íntima puede ser la relación entre la ropa que nos ponemos y nuestro estado de animo. En esto último, he de señalar que nos detuvimos en que yo fuera más consciente sobre cómo ocurría ese proceso para así saber hasta qué punto influía en mi estado de animo. Muy curioso que un día que estés más desanimado, tiendes a utilizar colores más neutros y otro, que estás mas alegre, colores más vivos. También, otras veces, necesitas un empujon y te pones esa prenda favorita que te hace sentir segura. Sencillamente sorprendente cómo el uso de la ropa influye en cómo se siente uno y cómo se transmite a los demás. Esta es una de las cosas que más me ha llamado la atención y que, de hecho, me ha ayudado a iniciar el camino de conocerme más a mí misma, trabajo que siempre me ha interesado y que desconocia que pudiera estar tan conectado con la forma de vestir. Muchas gracias por hacerme partícipe de este hermoso proyecto.
    Ana
  • "No esperaba descubrir tantas cosas de mi misma" Empecé el trabajo de imagen personal casi como un juego. No sabía muy bien a dónde me llevaría. Me imaginé que podría mejorar mi manera de vestir, que me enseñaría algo sobre moda o estilo. Siempre fue un tema pendiente para mí, la moda era algo que no iba conmigo. Asociaba el preocuparme con la imagen, con ser superficial. Como si por el echo de poner atención a lo de fuera, pudiera dejar de prestar atención a lo de dentro. Para mi sorpresa, a medida que avanzamos en el trabajo, fui descubriendo que en realidad no hay división entre el adentro y el afuera. Lo que uno muestra es lo que uno siente. Y fue interesante hacerme consciente de qué estaba mostrando o, lo que sería lo mismo, de cómo me estaba sintiendo. No esperaba descubrir tantas cosas de mi misma en las sesiones. Al fin y al cabo ¡era una asesoría de imagen! Más allá de los cambios que pude integrar, teniendo en cuenta las propuestas, para mi lo más importante fue descubrir qué estaba comunicando en mi manera de “mostrarme al mundo”. Descubrí que había inseguridades y temores y eso, indirectamente, se reflejaba en mi imagen. Las sesiones fueron divertidas y al mismo tiempo comprometidas. Fue un viaje desde fuera hacia dentro y vuelta hacia afuera…¡renovada! Desde descubrir qué colores me favorecían, hacer visualizaciones que me ayudaron a ver esa parte interna que estaba escondida o disfrutar de una tarde de compras. Cuando dimos por terminado el trabajo juntas, poco a poco empezó a asentarse en mi todo lo que habíamos estado recolocando. Sin darme cuenta, prestaba más atención a cómo me sentía y qué prendas elegía cada día. O si estaba saliendo sin apenas arreglarme, por qué y si realmente era eso lo que me ayudaba a estar mejor en ese momento. De manera natural, se produjeron cambios en muchos aspectos de mi vida. Fue como volver a escuchar lo que pasaba dentro y eso, inevitablemente, se refleja fuera. Pude volver a ocuparme de mi. Parece que la imagen, finalmente, no es solo eso. Parece que si aprendemos a poner consciencia en algunos aspectos de la vida, podemos ponerla en todos. También en la imagen. E.P.